jueves, 6 de enero de 2011

Hoy en la historia: Padre Jardón

Un 6 de enero de 1934 falleció el Sacerdote Raymundo Jardón Herrera.
Padre Raymundo Jardón
Escultura del Padre Jardón afuera de la Catedral en Monterrey

"El padre Jardón era sacerdote hasta la médula de los huesos. Fué un hombre de intensa oración, de recia fe; un hombre en constante lucha contra el pecado; hombre pastoral apasionado por la predicación, el confesionario, la catequesis y la visita a los enfermos. Un hombre sin ambiciones que quiso ser sacerdote para salvar almas, hombre evangélico que se inclinó por los pobres. Todos los días practicó la caridad derramando bienes sobre todos los necesitados. Ejemplo de su generosidad y amor al prójimo son todos y cada uno de los actos de su vida. Para él, lo más natural era desprenderse de lo que tenía para aliviar necesidades ajenas. Cuanto caía en sus manos lo daba más adelante."
Placas bajo la escultura:


El cariño de la gente hacia el Padre Jardón hizo que "Creyentes e incrédulos se hicieron presentes en las honras fúnebres y en el entierro, cuyo cortejo cubría más de veinte cuadras."
Lean esta anécdota sobre el Padre Jardón:
Una de las anécdotas que más me impacta es que en el mes de septiembre antes del año en que iba a morir, poquitos meses antes de morir dice a sus 75 años casi estaban construyendo el altar dedicado a Santa Eduviges, hay que recordar que antes estaban los altares laterales bien hechos en donde se podía celebrar misa, en algunas catedrales todavía existen, y dicen que cuando estaban construyendo el altar el padre Reymundo se encargó de surtir al carpintero Don Guadalupe.
Entonces se dio cuenta el padre Raymundo que iba a sobrar madera y le dijo que con la madera que sobre quería que le construyera su ataúd, a lo que el carpintero le dijo que por qué si lo veía bien”.
Sin embargo, Jardón insistió y pidió se agilizara el proceso argumentando no querer andar “después con carreras”.

El día último del año se fue a convivir con una familia muy querida de él a la ciudad del Cercado.

Ya estando allá le expresó a uno de los miembros que le acometía un malestar, y les advirtió que si recibían una llamada inmediatamente se vistieran de negro y asistieran al sepelio, lo cual sucedió seis días después.
fuente

En el Barrio Antiguo de Monterrey justo en la Calle Padre Jardón está la casa que sirvió de refugio al Padre Jardón(1):

(1) Nota en El Norte "Son casas con historia" 22 de agosto del 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

IMPORTANTE:
No publicaré mensajes con direcciones de correo electrónico o direcciones de páginas web.